Erosión dental

Es el desgaste difuso provocado por el exceso de acidez en la boca.

Es el desgaste difuso provocado por el exceso de acidez en la boca. La acción directa del ácido, el frote continuo de la lengua o el frotamiento de los dientes entre sí provocan un desgaste más o menos difuso, de mayor intensidad en las zonas de roce.

Las causas pueden ser el reflujo gastroesofágico, las enfermedades que cursan con vómitos frecuentes (anorexia, bulimia, etc.) la medicación crónica, y la dieta.

Dediquemos un párrafo a la dieta. El ácido es el producto de la descomposición de los azúcares, pero también el efecto directo de las bebidas con gas, el té negro, el abuso de café, bebidas isotónicas, dietas vegetarianas, dietas ricas en almidón (arroz, pasta, patatas), la natación profesional (cloro permanentemente en la boca)y más factores (climáticos, raciales, etc).

Evidentemente es más dramático el desgaste pro vómitos frecuentes que el provocado por la dieta; se llega a afirmar en algunos trabajos que no hay desgaste dental sin erosión ácida.

El ácido disuelve lentamente el esmalte y pueden aparecer autenticas rayas de desgaste sobre la superficie dental. Erróneamente se hecha la culpa al cepillo dental pero está demostrado y publicado que ningún cepillo dental provoca desgaste si no hay ácido o si la pasta dental no tiene un índice de abrasividad elevado (mayor de 100).

Si usted padece de erosión dental, tiene que controlar el pH de la boca. Por ejemplo con caramelos “anti caries” periódicamente. Si padece reflujo o vómitos frecuentes probablemente sea más efectivo cepillarse antes de las comidas y enjuagarse con colutorios sin alcohol después o tomar un caramelo anti caries.

Siempre nos gusta resaltar que desde el punto de vista de la higiene propiamente dicha el cepillado nocturno debe ser exquisito, siguiendo las normas establecidas para dejar una boca fresca, limpia y sin residuos.

Pregúntenos sus dudas acerca de la erosión

 

Contacta con nosotros