ATM: Disfunción Mandibular- Dolor facial

Le damos información de posibles tratamientos dentales para mejorar

Disfunción Mandibular

Son las dos articulaciones que unen la mandíbula al cráneo. Entre el cóndilo de la mandíbula y el techo de la cavidad hay un disco móvil. Cuando mueve la mandíbula el disco se mueve haciendo congruentes los dos extremos articulares.

Esta articulación está sujeta mediante una cápsula y ligamentos. Como en cualquier otra articulación puede haber desde subluxaciones hasta osteoartritis.

La ATM está movida por músculos. En general, los de cierre van desde la mandíbula al maxilar o al cráneo. Los de apertura son más débiles e indirectamente van al cuello.

Como en cualquier otra articulación puede haber problemas inflamatorios o “estiramientos” o puntos gatillo en los músculos.

 

¿Síntomas ATM?

Ruidos al mover la mandíbula, dolor, incapacidad de abrir o cerrar la boca, desviaciones, cefaleas “tensionales”, mareos, etc. Indirectamente, problemas del cuello o los hombros pueden manifestarse a través de la musculatura mandibular.

Términos

Parafunción / Bruxismo
Llamamos así al hecho de rechinar o apretar los dientes in finalidad funcional.
Oclusión
Es como se denomina al “encaje” de los dientes y molares superiores e inferiores. No solo se refiere a la manera “adecuada” sino a todas las maneras “anómalas”.
Disfunción Craneomandibular
Este término engloba todos los procesos patológicos que ocurren en la ATM (articulación témporomandibular)

El diagnóstico

Además de la historia clínica y la revisión de la congruencia entre la función de los dientes y la músculo-articular puede requerir de radiografías, resonancia magnética o análisis de la cinética mandibular y la oclusión dental.

La mayoría de las veces los problemas dentales no son origen de los problemas disfuncionales pero si son factores predisponentes o perpetuantes, de manera que puede estar indicada la modificación de la oclusión dental, bien mediante ortodoncia o bien mediante procedimientos de prótesis fija y/o implantes.

El tratamiento

Tiene un gran inconveniente: no podemos inmovilizarle la mandíbula; esta es la razón por la que una lesión ligamentosa en la ATM cuesta más tiempo de tratar que en el codo, por ejemplo. Para eso utilizamos dispositivos sobre los dientes para reducir el movimiento mandibular, para relajar la musculatura, para reposicionar la mandíbula o para proporcionar estabilidad ortopédica.

También podemos utilizar antiinflamatorios farmacológicos o de electromedicina. Y, por supuesto, usamos la fisioterapia y, a veces, la osteopatía craneal, visceral y estructural.

En general los tratamientos son reversibles aunque al final le damos información de posibles tratamientos dentales para mejorar la estabilidad ortopédica o para hacer congruentes los dientes, los músculos y la articulación.

Contacta con nosotros