Desgaste Funcional en Zaragoza

El trabajo principal es el diagnóstico

Desgaste funcionalTradicionalmente se ha dicho que el desgastes de dientes se producen por stress; esto no es toda la verdad. El stress puede entenderse como algo parecido a la ansiedad, pero a veces el stress se genera dentro de la boca: piezas que no encajan bien en su posición correcta, empastes o fundas no bien ajustados, etc.

Otras el desgaste dental viene dado por problemas del cuello (vértebras, músculos, etc.) inducen rotaciones de la cabeza (andar “cargado de espaldas”) que obligan a la mandíbula a adoptar posiciones no relajadas.

También problemas gástricos (acidez, ulcera, náuseas, vómitos repetidos, etc.) producen ácidos en la boca que desmineralizan el esmalte con mucha rapidez o pacientes con dietas hiper-ácidas; en este caso los desgastes aparecen en zonas de no masticación. Este tipo de erosiones también pueden aparecer en personas sometidas a ciertos tratamientos médicos durante largo tiempo.

Es decir, que el hecho de que haya desgastes en la boca no siempre es sinónimo de “nervios”; a veces el tratamiento es visitar al especialista de estómago, al fisioterapeuta o al osteópata, por poner un ejemplo; otras veces el tratamiento es combinado, porque no solo son los síntomas dentales los que preocupan; a veces el síntoma principal es la cefalea tensional por apretamiento muscular mandibular, o por pérdida de altura en los dientes o en la prótesis.

¿Por qué se desgastan los dientes?

Función aceptable: Los dientes no presentan desgastes o bien tienen una correcta relación con la edad. No precisan de ninguna actuación funcional previa antes de la reconstrucción. Puede haber falta de piezas pero con una adaptación aceptable. Desgastes por erosión solamente.

Si hay desgastes, es fundamental un diagnóstico diferencial funcional para desenredar la madeja que ha llevado a los dientes a su estado actual. Es muy importante atacar la causa; no se puede hacer un tratamiento de “estética dental” de desgastes sin eliminar la causa, porque si no la colocación de, por ejemplo, unas carillas está condenada al fracaso. A veces el tratamiento va desde un simple consejo dietético hasta una reconstrucción en altura y forma de todas las piezas de la boca.Aquí van, no obstante algunas ideas.

Disfunción oclusal

Este tipo de desgaste comienza muy lento y el típico empieza apareciendo en los bordes de los dientes inferiores y superiores. Evidentemente si dura mucho tiempo el desgaste puede confundirse con otros casos. Se debe a engranaje incorrecto de molares y premolares; como consecuencia la mandíbula, para “sentirse” más cómoda, avanza un poco hacia delante y aparece una fricción que es funcional. No tiene nada que ver con el apretamiento mientras duermes y no se arregla con una férula.

Patrón de masticación restringido

La causa es bien por constitución ósea o bien por pérdida de altura molar. Aparece una fricción enorme entre la cara posterior de los dientes de arriba y la cara anterior de los dientes de abajo. Puede provocar fatiga muscular, ruidos o dolores en la articulación de la mandíbula y/o cervicales.

Formulario de contacto

La labor del dentista en estos casos no solo es tratar los dientes afectados, también es procurar la relajación muscular, prevenir los riesgos en la articulación de la mandíbula, modificar los hábitos dietéticos, colaborar con el fisioterapeuta; el resultado final del tratamiento tienen que ser una masticación cómoda, relajada y eficaz.

El trabajo principal es el diagnóstico; para ello podemos determinar desde la posición mandibular ideal, hasta el espacio libre de relajación muscular entre mandíbula y maxilar o cual es la eficacia masticatoria perdida; con todo ello establecemos un plan de tratamiento multidisciplinar para en el plazo máximo de 3 meses conseguir esa posición mandibular cómoda y efectiva: su posición de masticación SANA.